Con los objetivos muy claros

WeeDisplay nace con una clara visión; transformar y digitalizar la industria de la comunicación latina del cannabis. Fomentar un mercado publicitario online, más abierto, recíproco y accesible que democratice el acceso a las herramientas competitivas, fácilmente disponibles en otros mercados sea justo con todos los actores.

Colaborar en la transformación digital en esta industria, a través de las herramientas de marketing, que no solo faciliten el acceso a nuevos anunciantes, sino que además, permita vivir cómodamente a los creadores de contenido. 

make it for a living

Potenciamos los contenidos de calidad

Un modelo publicitario que optimice los ingresos de los creadores de contenidos, inspirándoles para seguir haciendo crecer sus proyectos y centrándose en lo que realmente hacen bien. Una retribución más justa en función de su desempeño y calidad de contenido. A la vez que generamos un modelo más claro, accesible y también justo, para los cualquier anunciante, independientemente del tamaño que sea.

Como en cualquier industria, el marketing juega un papel fundamental en la promoción de los productos. En la industria del cannabis, no obstante, las grandes limitaciones afectan directamente a una de las P’s del marketing mix. A pesar de que el mundo digital ha ayudado a difudir ciertos proyectos no existe un mercado latinoamericano de publicidad cannábica, como podría existir en Estados Unidos.

El futuro es digitalizado

Para cualquier profesional del cannabis, en cualquiera de sus ámbitos, rápidamente se dará cuenta de la falta de automatización, digitalización a la hora de planificar sus campañas.

Por un lado, las compañías generalistas que monopolizan el mercado como Facebook, Google prohíben la palabra (como si no existiera) de las métricas, además de considerar gran parte de la industria favorable al consumo de drogas ilícitas.

Lógicamente, estas empresas no solo se ciñen estrictamente a la ley, siendo incluso demasiado conservadoras. Suelen respetar ciertas comunicaciones en el ámbito de la privacidad y sin fines comerciales, pero bajo su política de tolerancia. Que suele ser contraria a nuestros principios de marketing: notoriedad aunque sea a costa de privarnos de ciertos derechos fundamentales.

No obstante, con las redes sociales es necesario valorar bien los riesgos. En primer lugar, las reglas del juego las marcan las plataformas según sus propios marcos legales operativos.

Las leamos o no, las sigamos o no, siempre nos adherimos a ellas. Y si las leemos, veremos que nuestra industria (como tantas otras en zonas grises) no es bienvenidas.

En segundo lugar, si bien el potencial de negocio que ofrecen es rápido y potente, presentan riesgos en el mismo nivel. Su gran capacidad de escaparate para captar visitas puede ser el desastre en inbound si nunca cancelan la cuenta. Además, la única inversión posible es en creación puesto que la publicidad está prohibida.

Algo parecido sucede en Google Ad Words. Tanto en su red Display como la red de buscadores. Para Google, anunciar cualquier cosa vinculada hasta con cáñamo, les hace sospechar y manualizar la aprobación de anuncios, que suele acabar en ‘No Apto’. Y mucha más suerte no corremos si pretendemos comprar enlaces, notas de prensa u otras técnicas de SEO Off Page y White Hacking.

Proponemos un cambio

Y a punto de cerrar el primer cuarto de s. XXI con una de las industrias más prometedoras en el ojo del huracán mediático, se sigue planificando muy manualmente por falta de herramientas, que a su vez, consumen más recursos. A diferencia de otros emprendedores, a las startups del cannabis se les añade la complejidad de tener que manejarse en áreas muy técnicas para darse a conococer y operar. Eso significa más costes, más inversión y un marco temporal más amplio.

Nuestra propuesta de valor: especialización

Toda industria, a mayor complejidad, requiere de más especialistas. Más aún si existen ciertas especificidades que la hacen más sensible. Y ese es el caso del cannabis; a caballo entre el gran consumo, las drogas ilegales, el área clínica e incluso industrial. Lo que sabemos es que las técnicas de gran consumo no son aplicable sin antes depurarlas.

Como sucede en la industria farmacéutica, la comunicación en cannabis la especialización ahorra tiempo, dinero y problemas legales.

De no hacerlo la agencia, el responsable de marketing debe asumir cierta responsabilidad, además de educar constantemente a todos sus proveedores. Nosotros, en cambio, cada día acumulamos más experiencia y conocimiento. 

De no hacerlo la agencia, el responsable de marketing debe asumir cierta responsabilidad, además de educar constantemente a todos sus proveedores. Nosotros, en cambio, cada día acumulamos más experiencia y conocimientos.

Disclaimer: No hacemos apología del consumo de ningún tipo de drogas ilegales ni pretendemos dar herramientas para el fomento de éstas. En esta web ofrecemos información de mercado y servicios para que empresas, legalmente establecidas, ejerzan su derecho de competir con la máxima igualdad posible.