Si hay algo en lo que el activismo y la defensa de los derechos es legítimo, es la comunicación. Sin embargo gestionar la comunicación de una Asociación de Fumadores de Cannabis no es una tarea fácil ni tan siquiera hay un marco de actuación delimitado, sobre lo que se puede comunicar y lo que no. Por ello, nos lanzamos con esta guía de estrategias de comunicación dirigidas a los usuarios de clubes y asociaciones.

Los Clubes Sociales de Cannabis (CSC), por su naturaleza, tienen estrictamente prohibida cualquier forma de publicidad o promoción del consumo. No pueden captar socios abiertamente pero sí indirectamente a través de sus miembros. Su ámbito de actuación se limita a la vida privada entre personas consumidoras.

Un ejemplo, lo tenemos en los directorios comerciales, aquellas páginas web con las asociaciones en un mapa con los datos de contacto. Contar con ellas en nuestras estrategias es asumir un riesgo, quizá demasiado grande a medio y largo plazo. Algunas de estas webs tuvieron que replantear su modelo de negocio, si querían continuar ejerciendo una actividad legal.

Las Asociaciones están concebidas como espacios privados con un acceso limitado a un determinado grupo de personas: consumidores de cannabis y para acceder al club solo un miembro puede invitar a otro. Mantener el círculo cerrado de consumidores y nunca anunciándose a terceros.

Hacer crecer nuestra Aso hasta el máximo foro permitido, es del todo legítimo siempre y cuando lo hagamos sin sobrepasar la línea de lo que está permitido. Además recomendamos que las motivaciones sean para potenciar la actividad social que se realiza y aumentar los beneficios que se revierten en los socios. Más presupuesto, mejores servicios y dinamismo.

Tener una Asociación fuerte, dinámica, con actividades y movimiento constante es el modelo deseable. No hay nada de ilegítimo en estar orgulloso de nuestra asociación.

Ahora bien, nunca debemos trabajar con el objetivo de simplemente incrementar indiscriminadamente el número de socios. Es recomendable hacer de una manera ordenada y acorde con las normas y funcionamiento de las asociaciones privadas de consumidores.

Este tipo de comunicación tan especializada y sensible obliga a hacer un esfuerzo creativo y estratégico a la hora de lanzar los mensajes.

Afortunadamente, existen diferentes opciones dentro del marco legal para comunicarnos. Veamos algunos ejemplos de lo que podríamos hacer.

Algunas estrategias de comunicación para CSC

Tabú. Sin el nombre del club

¿Jugamos a la palabra prohibida? Aunque así de primeras parezca una gran dificultad, es un problema al que se le puede dar la vuelta. No podemos publicitar abiertamente el nombre del club a personas que no son socias. Pero podemos hablar de su ideología. Quizá no podamos comunicar nuestro club pero sí lo que piensa, lo que defiende o su visión del mundo sobre nuestra querida planta.

Un estilo de comunicación basado en mensajes que podamos reproducir y publicitar en cualquier sitio. Imaginemos que lanzamos una gama de camisetas donde podamos imprimir nuestro mensaje. Con una buena creatividad, aunque no venga firmado ‘literalmente’ con el nombre del club sí puede generar un conversación en la calle.

Asociación de marca y sus elementos: diseño gráfico

Una imagen vale mal que mil palabras. Usémoslo en nuestro beneficio. Podemos mutar nuestra marca para convertirla en un icono gráfico, un leitmotiv visual. Elementos que formen parte del ‘capital’ de marca del club. Aplicando estrategias gráficas podemos crear un imaginario, elementos visuales que solo sean del club y de ningún otro.

Hablamos de códigos visuales propios, de colores, de elementos que nos hacen reconocibles. Una buena estrategia de branding para clubes de cannabis debe comprender elementos gráficos que nos permitan sacar la aso fuera. Además de un logotipo, hay que diseñar elementos gráficos paralelos para ir asociándolos con la marca principal. También podemos buscar algún elemento o mensaje muy creativos que pueda resultar viral.

Sé generoso: educa e informa

Lo que se desprende de la ley es la prohibición de la apología del consumo. Por tanto, cualquier comunicación dirigida que incite al consumo puede ser delito. Y hay que tenerlo muy claro para poder ejercer nuestro derecho a comunicarse a la vez que respetamos ciertas limitaciones.

Programando acciones de educación e información podemos ir un paso más allá. Podemos hablar sobre un sinfín de temas, más allá de usar fotos de marihuana de nuestro dispensario. Desde aspectos relacionados con salud o riesgos u otros como meditación o clases de cocina veganas. Todo un sinfín de temas relacionados con la cultura cannábica.

Este tipo de estrategias exigen un cierto compromiso y responsabilidad ya que no puede ser solo una falsa excusa. Debemos estar comprometidos con aquello con lo que vayamos a compartir y respetar las limitaciones.

Seamos responsables. Reducción de daños

Consumir cannabis no está exento de riesgos. Hemos de asumir que defender la legitimidad de una droga, aunque no sea muy peligrosa para la salud, hay que hacerlo desde una adecuada responsabilidad. Un nuevo usuario o un socio de toda la vida deben saber los riesgos que asumen y aceptarlos conscientemente. Fomentar un uso responsable es una estrategia de comunicación sin cortapisas.

Por ejemplo, es muy recomendable que haya periodos de deshabituación, para no acostumbrar al cuerpo o crear hábitos más adictivos. Fomentar este tipo de mensaje demuestra nuestro compromiso con los socios.

El cannabis medicinal

Esta es otra estrategia con un gran potencial para potenciar una asociación de usuarios de cannabis mediante programas de cannabis medicinal. Eso sí, requiere de cierta especialización, por ejemplo la de realizar análisis de las muestras; al menos de las que se pretendan usar medicinalmente. Por suerte existen empresas que lo hacen un poco más fácil

Ofrecer servicios medicinales dentro de las asociaciones es aportar nueva soluciones en un beneficio común, como es la salud. Los servicios médicos de una asociación se pueden dimensionar hasta el punto de ser un eje estratégico para el crecimiento de nuestra aso.

Contar con profesionales médicos avalados, ofrecer charlas, formación y atender adecuadamente a los pacientes puede convertirse en pilar para desarrollar nuestro club. Esta estrategia se complementa muy bien con la estrategia evangelizadora.

Además, los servicios médicos para pacientes certificados, al ser un uso no-comercial y con fines terapéuticos el tratamiento legal de nuestra comunicación es distinto.

Eventos y experiencias dentro y fuera

En otro orden de cosas, los clubes siempre pueden organizar eventos y actividades. Algunas de ellas pueden ser única y exclusivamente para socios y otras pueden buscar un alcance mayor. Y ¿por qué no hacerlas fuera de la sede social?. Es mejor que en la publicidad de este evento no incluir el logo del club, pero claro, ¿quién puede evitar el boca-oreja?.

Por supuesto, la gran ventaja es que los eventos sí se pueden comunicar. No lo podremos firmar con nuestro logo oficial, pero si hemos aplicado alguno de los puntos anteriores, ya sabremos qué hacer.

Partnerships. Camina más lejos

En el ámbito cannábico podemos encontrar a muchos compañeros de viajes cuyas alianzas pueden resultar beneficiosas. Y pueden ser socios operativos comerciales o simplemente alianzas esporádicas simbólicas, lo importante que los dos salgan ganando.

Por ejemplo, vincularse a un fabricante o ecommerce, puede conllevar muchos beneficios nuevos a los sosicos, como descuentos o códigos especiales. E incluso eventos y promociones físicas.

O hacerlo con empresas o proyectos que ofrecen servicios alternativos y de alto valor. Partners que pueden llevar y gestionar la parte de visita médica o la comunicación externa del club.

Si tu logo no puede aparecer, búscate socios que sí puedan hacerlo. Todo es cuestión de crear las conexiones adecuadas.

Redes Sociales; ¿Sí o no? ?Cuáles?

Las redes sociales son una gran herramienta pero también tienen sus limitaciones. Bien trabajadas pueden resultar muy útiles y de hacerlo mal puede suponer nuestra desaparición en internet.

Lo que recomendamos, es que sea un canal más, no el único. Depender de un solo canal, cuando además no es propio, puede ser un condicionante demasiado grande.

Hay dos grandes tipos de redes. Las tematizadas o de nicho y las generalistas. Cada una tiene sus pros y sus contras

  • Generalistas: Facebook, Instagram, Tik Tok, Twitter. El caso de las grandes redes sociales cumple algunos de los puntos que hemos mencionado antes.
    • Pros:
      • Altas Gratuitas
      • Acceso a millones de usuarios
      • Podemos obtener resultados a más corto plazo
      • Facilidad de herramientas creativas
    • Contras:
      • Evitar la apología del THC y, de hacerlo, que sea en entornos privados y protegidos. Y siempre asumiendo el riesgo de que cierren la cuenta.
      • Al dar de alta la cuenta, aceptamos sus normas. Y entre ellas, se cita explícitamente el tema de las drogas.
      • Por supuesto una persona en el ejercicios de sus derechos puede publicar lo que le parezca. Pero eso no nos debe llevar a la confusión del que el club, también puede.
      • Al depender de otra plataforma, no muy cannabis friendly, podemos perder toda la inversión de un día para otro.
      • Tenemos que  limitar la cuenta a usuarios y que sean ellos que nos pidan acceso.
  • Especializadas: Son las redes que se han creado al uso, por y para usuarios de cannabis. Son redes nativas que poco a poco se hacen su hueco.
    • Pros:
      • Alta Gratuita
      • Perfil 100% acorde con nuestros intereses
      • Entorno cannabis friendly y más tolerante
    • Contras
      • Menos populares, sobretodo en España
      • Inversión a medio / largo plazo
      • Menos herramientas creativas

Crear grupos de WhatsApp, Facebook u otras plataformas pueden quebrantar la ley de privacidad, ya que los datos quedan públicos.
A menos que los hagas privados te recomendamos otras plataformas que podrías usar para mandar mensajes con toda seguridad.

Informa a tus socios. Newsletters y comunicaciones internas

Comunicarse para tener informados y al día a los socios es crucial para las Asociaciones. Sea por los requisitos legales y administrativos o sea para tener el pulso y un contacto con todos los socios por igual.

Escribir regularmente y aportar contenidos interesantes es una forma de estar en contacto con los socios y aportarles valor. Por muy poco coste, puedes encargar artículos a escritores profesionales de cannabis o encargarnos tu estrategia de contenidos.

Evangelizando; MGM

Las estrategias Member Get Member (MGM) se apoyan en el mecanismo de aval de otro miembro. Se fomenta la recomendación natural de la asociación con el objetivo que traiga consigo más socios. Hemos de procurar no basarnos en beneficios económicos o de precio e intentar ser un poco más creativos para que el mensaje que llegue a otros consumidores sea el que nosotros deseamos.

El nuevo socio querrá apuntarse debido a la oferta de servicios, programa de actividades, materiales informativos e incluso servicios terapéuticos.

Por ahora, no encontraremos ningún código de buenas prácticas en comunicación pero estaríamos encantados de que nos ayudaras a redactarlo.